¡Sanos y fuertes!

El alimento es la base principal para una salud óptima

Una buena alimentación desde cachorro es fundamental para
el desarrollo cognitivo y corporal
de las mascotas.

LEER Más

Nuestras Marcas

Preguntas frecuentes

¿Cuándo se deben cambiar las croquetas de cachorro a adulto?

A partir del año se pueden cambiar las croquetas de cachorro a adulto

¿Cómo se debe realizar el cambio de croquetas?

Debe ser gradual cualquier cambio de croquetas, es decir, sea de cachorro a adulto o de una marca a otra. Lo recomendable es que se combine el nuevo producto en 4 días: 1er día un 25%, al 2o día 50%, 3er día 75% y 4to día el 100%, esto ayudará a una mejor absorción de la proteína y evitar diarreas o vómitos por el cambio repentino de croquetas.

¿Cuál es la porción de croquetas que debo darle a mi perro o gato?

La porción dependerá del peso del perro o gato. En los empaques se encuentra la tabla de recomendación de acuerdo al peso y talla, es decir si es para razas mini, pequeñas, medianas o grandes. Es importante regular la alimentación para evitar sobrepeso o alguna otra enfermedad.

¿Qué debo revisar en un alimento para perros o gatos?

Primeramente se debe revisar el porcentaje de proteína que contengan las croquetas, mientras más alto sea, ayudará a una alimentación balanceada y nutritiva. En los cachorros se necesita mayor proteína para fortalecer su desarrollo.

¿Qué frutas o verduras puede comer mi perro?

Los perros SI pueden comer lechuga, zanahoria, pera, plátano, arroz, pescado, carne, espinacas, calabaza. Lo que NO DEBE COMER son uvas, aguacate, chocolate, chicle, cerveza, cebolla, ajo.

¿Los huesos son buenos para mi perro?

No es recomendable dar huesos de pollo y otra aves, ya que son muy finos fácilmente astillables, puede generar riesgos y problemas orales como cortes, heridas y fracturas dentales, o riesgo de asfixia.

Sin embargo, existen recomendaciones para huesos comestibles y para huesos recreativos.

Los huesos comestibles recomendados para perros grandes son: Cuellos de pavo, cuellos de cordero o ternera, escápula de vacuna.

Para perros pequeños los huesos comestibles recomendados son: cuellos de pollo, carcasas de pollo, (las patas es mejor evitarlas ya que son mas duras).

Los huesos recreativos son para entretener, masajear las encías, y deshacer el sarro. Es mejor elegir huesos planos para reducir el riesgo de ingesta o en dentadura.

¿Con qué frecuencia tengo que bañar a mi perro?

Lo recomendable es cada 3 semanas. En el caso de los cachorros NO es bueno bañarlo antes de los 3 meses, primero tiene que estar bien vacunado para evitar algún problema respiratorio.

Es recomendable considerar la longitud del pelo

Perros de pelo largo: Bañarlos cada 3 o 4 semanas

Perros de pelo medio: Bañarlos cada 4 o 6 semanas

Perros de pelo corto: Bañarlos cada 4, 6 u 8 semanas

¿Cuántas veces debo darle de comer a mi perro?

Para cachorros lo ideal es 3 veces al día, para adultos 2 veces al día por la mañana y en la noche, en ocasiones de acuerdo a la raza o a la edad, puedes comer solo una vez al día, sea en la mañana o en la noche. También los perros necesitan tiempo para digerir y procesar alimentos.

¿Es necesario que saque a mi perro a caminar?
Si tengo jardín grande, etc

Sí es importante pasear a nuestro perro para que realice ejercicio y queme calorías, el sedentarismo no es bueno porque puede provocar obesidad u otras enfermedades. Es necesario que ejercite articulaciones y huesos para prevenir problemas óseos y articulares. Además estimula sus sentidos al olfatear, observar, caminar y socializar. Se fortalece su actividad mental y cognitivo.Se fortalece un vínculo afectivo entre el dueño y la mascota.

También existen beneficios para la salud de los dueños como ejercitarse, disminuir estrés, quemar calorías.

¿Debe mi perro socializar?

Socializar a los perros desde cachorro es la clave para su adaptación, el mejor momento es de 8 a 16 semanas para que empiece a socializar de forma positiva. Recuerda que es importante identificar sus ladridos, no todos los ladridos son de agresión, algunos pueden ser de miedo, ansiedad o por alegría.